Diario

La vida está en otra parte. Milán Kundera.

Lo más hermoso de los sueños son los increíbles encuentros de cosas y gentes que en la vida normal jamás se encontrarían; en un sueño una barca puede entrar por la ventana de una habitación, en la cama puede estar acostada una mujer que hace ya veinte años no vive y sin embargo se sube a la barca y la barca se puede convertir inmediatamente en un ataúd y el ataúd puede navegar junto a las floridas orillas del río.

Milan Kundera, La vida está en otra parte. (Fragmento)

Anuncios
Diario

En las calles de San Telmo

Uno de los lugares que visité primero al llegar a este país fue San Telmo. Por una o muchas razones. Este barrio tradicional de la Ciudad de Buenos Aires es encantador. Y como dicen por ahí una zona ideal para un paseo sereno. Puedes visitar la Plaza Dorrego, donde se realiza una feria de antigüedades cada domingo; donde puedes encontrar desde discos de pasta, carteles publicitarios hasta botellas, copas y juguetes!

Además la Iglesia de San Telmo, el museo del Tango vivo y el Mercado de San Telmo que es uno de los últimos mercados en ese estilo que ha sobrevivido en la ciudad. Ahí tuve la suerte de conseguir unos plátanos para hacer fritos. Para mí, eso fue como la octava maravilla del mundo  (el sacrificio de estar lejos de casa jeje). Ah el lugar donde puedes encontrar personas encantadoras es el Bar Orsai 😉

Lo que más me gustó de San Telmo, fueron los personajes con los que me encontré 🙂

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Diario

Metas renovadas

Llegué a este país con la idea de hacer un Posgrado de Comunicación Radial; sueño ahogado por una “lista mínima” de estudiantes que nunca se completó [dato que tuve cuando ya había tomado un avión hasta tierra argentina] y que me llevó a estudiar nuevamente las propuestas académicas de la Facultad de Periodismo de la Unlp.

No era difícil decidir cuál sería la segunda opción ya que al principio, hace unos largos meses mientras disfrutaba del calorcito en Santo Domingo, había visto la Especialización que hoy estoy cursando. Me gusta, y tiene mucho que ver conmigo, es cierto (y un montón de cosas más que podría agregar). Pero una cosa nada tiene que ver con la otra. Que hoy esté enamorada de la especialidad no significa que ignore las razones que realmente me arrastraron hasta Argentina.

Me resultan chistosas las presentaciones cuando iniciamos un seminario nuevo. La mayoría tiene discursos como:

“Hola, mi nombre es Patricia. Egresada de la carrera de Periodismo de esta casa, docente de secundaria de Literatura. Estoy cursando esta especialización porque trabajo como correctora para una editorial, y prácticamente hago el papel de editora. Y quise prepararme para poder estar a la altura de esta profesión y presentarla para que sea una posición formal que deba cubrir.” 

Como esa presentación hay unos 15 estudiantes que dicen lo mismo. Sólo cambiando el oficio de diseñador gráfico, traductora, comunicadora social, periodista, etc. Y estoy yo, que digo:

“Hola, mi nombre es Damaris, Publicista. En realidad vine a Argentina a hacer una maestría de comunicación radial, y cuando llegué me informaron que no la iban a impartir por falta de inscriptos (y en ese momento todo el mundo pone cara de pena) y nada, elegí esta opción. Y aquí estoy. Ya veremos”. Y sonrío.  

[En realidad no es tan grave- haha] De hecho, cuando por fin me presenté de esa manera, fue como al tercer día de clases, porque no podía presentarme y agregar “el interés genuino” en la especialización. No tenía una coartada que pareciera real, así que no tuve otra alternativa y decidí decir la verdad. Ante la pregunta ¿Qué te motivó a elegir esta especialización? Mi verdad: Estoy aquí por un error.

Para compensar estoy rastreando seminarios, charlas, talleres, y experiencias que me envuelvan en el mundo de la radio. Como me dijo un profesor: “para lograr estar a la altura del sacrificio”. Y si, para eso, y para no quedarle tan mal a la meta inicial, a quien le debo un poco de consideración, ya que logró que dejara todo y viniera hasta aquí.

La especialización de Edición Editorial, es quizás, eso que siempre quise hacer pero no lo decía. Imaginarme en el mundo de los libros, diarios, revistas. El manjar de la literatura y la cultura. Mi mundo ideal. (La parte más atractiva para mí, pero envuelve muchísimo más). Y que sin querer me ha tocado elegirlo, para quererlo, y disfrutarlo.

Revistas Orsai

“Hay grandes historias que empiezan así” – me dice un lindo argentino. Y probablemente tenga razón. O no. Lo importante aquí es que a esta altura las metas están replanteadas y muy claras. Y aunque no sé si sea necesario. Por las mañanas cuando me siento a tomar el café entre despierta y dormida pienso: Hoy me toca dar un paso más. Porque el tiempo que se va, no regresa. Y la frase “No dejes para mañana lo que puedes hacer hoy” la debo hacer mía todos los días.

No vale la pena soñar y no hacer nada para lograr tus sueños.

Demry 😉

Diario

Perdida en las calles de La Plata!

La Plata, es una ciudad que con frecuencia le llaman “Ciudad de las diagonales”. Reconocida por su trazado, un cuadrado perfecto, y las diagonales que le cruzan dentro de su entorno. Tiene plazas y bosques colocados con exactitud cada seis cuadras. Pueden verlo aquí.

Todo muy bien, pero las diagonales “me vuelven loca”.

Cuando voy a salir de casa, si el tiempo aproximado en llegar a un lugar es de 20 minutos, necesito unos 15 minutos adicionales sólo para mí. Y no es que elija una nueva forma de caminar, con una respiración “tal” para perder peso al mismo tiempo ni nada parecido. Nooo! esos 15 minutos son para perderme, y el resto para llegar al lugar de destino. Y si, aunque parezca extraño, me pasa casi todo los días. Ummm sin el casi… TODOS LOS DIAS.

“Pero luego que te aprendés el mapa, llegás sin problemas a todas partes”– Es lo que me dicen los platenses. Pero mientras ese día llega, ando perdida en las calles de la plata. Por suerte es una ciudad hermosa, que tiene muchos lugares por admirar y conocer.  😀

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Diario

Frankville Hostel & Intercultural Club

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por recomendaciones de una amiga, al llegar a Argentina, nos hospedamos en un hostel en la Ciudad de La Plata, llamado Frankville. Es el primer Hostel de la Ciudad de La Plata.  Con toda la comodidad de un hostel y muuucha buena onda.

Frankville tiene la visión de ser una comunidad ideal. Es la suma de amabilidad, comodidad, pasarla bien, y sentirse lo más cerca de casa 🙂 Entre sus anfitriones están @pachimarino y @popicoppola quienes encantados te van a asesorar sobre las ofertas académicas de las facultades, información acerca de la ciudad, la vida nocturna. Todo lo que necesites saber para que tu estadía sea maravillosa en este lugar.

Además puedes encontrar personas realmente agradables, hacer amigos, y conocer un montón de cosas sobre culturas distintas: Colombia, Francia, Brasil, España, Venezuela, Costa Rica, Honduras, África, Madagascar. De todo un poco 🙂

Si en algún momento, llegan a la Ciudad de la Plata, les recomiendo plenamente este lugar. La van a pasar bien, y será una experiencia que sobrepasará sus expectativas.

Demry 😉

Diario, Nostalgias

En zapatos ajenos!

Soy el miércoles en mi familia. Es decir, la hija del medio. Ah y la única chica en casa. No crecí con una hermana a la que pudiera tomarle la ropa prestada, con quien discutir por no encontrar mi cartera, mi labial o alguna bufanda especial. Aunque muchos dicen que es una fortuna ser la única hembra en casa, a veces encontramos sus desventajas.

Cabe aclarar que cuando voy a casa de mi amiga Raquel, y la veo desesperada porque su blusa negra no aparece o sus zapatos de tacón se los llevó Ruth-obvio que agradezco al cielo ser la niña de los ojos en mi familia.

Ponernos en zapatos ajenos significa tener una hermana en casa que calze con nosotros, una madre apoyadora, una amiga que a la vez sea tu vecina. Pero es también sentir por un momento, como piensa el otro. Ver las cosas desde la perspectiva del otro. A lo mejor has vivido una situación difícil, un conflicto, un desamor, un mal entendido. Y te haces preguntas que todos nos hacemos. ¿Por qué conmigo? ¿Qué los hace actuar así? ¿Por qué no me acepta? ¿Qué motivos tiene para …? Muchas de esas preguntas se responden cuando nos ponemos en los mocasines ajenos. Ahí es cuando nos damos cuenta que a lo mejor el dueño de los mocasines tiene una situación difícil en casa, un mal día, o un corazón roto. No quiero provocar conflictos entre hermanos o hermanas; pero hoy insto a todos que ante cualquier situación o ante miles de preguntas nos pongamos por un minuto los zapatos ajenos!

Aclararás muchas dudas que te harán crecer, entender y amar a los demás tal como son en realidad.

Buena Suerte!

Demry 😀